Salud y contaminación en México.

Ing. Carlos Alvarez Flores

Presidente de México, Comunicación y Ambiente, A.C.

En Europa están en la etapa en la que analizan cuidadosamente cómo gastar menos en Salud, identificando las múltiples causas de sus enfermedades. Me refiero a los alimentos industrializados y a la contaminación del agua, del suelo y del aire ambiente. En nuestro país, seguimos pagando más de 520,000 millones de pesos anuales, solamente por la contaminación atmosférica y en el caso de enfermedades causadas por agua contaminada y los alimentos industrializados que ingerimos diariamente este costo debe ser mucho mayor. No debemos olvidar que somos el Primer Lugar Mundial de Obesidad Infantil y el segundo lugar de Obesidad en Adultos. Cánceres más frecuentes en niños y en mujeres y hombres; más de 10´000,000 de mexicanos con Diabetes, decenas de miles de casos de mujeres y hombres con problemas de infertilidad son los mejores indicadores de que no vamos bien. Debemos aceptar que solamente con un Medio Ambiente limpio y sano podemos acceder a mejores niveles de salud pública y que el desempeño como país, no podrá mejorar si no recapacitamos en estos importantes temas. En el control de las fuentes de Contaminación del agua, del suelo y del aire ambiente, tenemos un desorden, una Torre de Babel. En el caso los cuerpos de agua (ríos, lagos, presas, bordos  y el Océano) por ejemplo, tenemos a la Comisión Nacional del Agua, que por cierto es muy poderosa y no le interesa mucho exigir el cumplimiento de las 3  normas oficiales mexicanas(NOM-001-SEMARNAT-1996, NOM-002-SEMARNAT-1996 Y NOM-003-SEMARNAT-1997) que tienen que ver con el Tratamiento de Aguas Residuales y la NOM-004-SEMARNAT-2002, con el tratamiento de los Lodos y Biosólidos que generan las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR´s). Por cierto, tenemos a nivel nacional más de 1,500 PTAR´s fuera de operación, por ser altamente ineficientes, con consumos excesivos de energía y bajo porcentaje de biodegradabilidad de las cargas orgánicas de las aguas que tratan y en consecuencia generan grandes volúmenes de lodos, que de acuerdo con la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos, deben ser dispuestos en un Relleno Sanitario. También tenemos a la Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios, (COFEPRIS), de la Secretaría de Salud de nuestro país, que en el tema de Toxicología Ambiental y del Control Bacteriológico en todas las actividades industriales, simplemente está ausente. Primero porque carece de la infraestructura (laboratorios especializados) para realizar un verdadero control toxicológico y de personal capacitado y sobre todo honesto para dicho trabajo. Simplemente se ocupa de campañas para las Alertas Sanitarias, pero es incapaz de vigilar a cientos de miles de empresas del sector productivo para que cumplan las 16 Normas Oficiales Mexicanas que tienen que ver con Salud en Agua y Alimentos. Tenemos por otra parte a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. Ambas que se encargan de vigilar a más de 300,000 establecimientos industriales para que manejen y dispongan adecuadamente 1´699,000 toneladas anuales de Residuos Peligrosos; millones de toneladas de Jales de la Industria Minera y 180,000 toneladas anuales de Residuos Electrónicos. También tenemos a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, la Secretaría de Pesca y Acuacultura para vigilar y aplicar muchas normas oficiales mexicanas en sus respectivos ámbitos. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes que “controla” la Verificación de los vehículos (con placas Federales) de Carga y de Pasajeros. Estas Secretarías de Estado y Organismos Descentralizados son los encargados de vigilar que nuestro desarrollo sea conducido dentro del estricto cumplimiento de nuestras leyes, normas y reglamentos ambientales. Sin contar a los 32 Gobiernos Estatales y 2,532 Ayuntamientos, que deben manejar adecuadamente  39.2 millones de toneladas anuales de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial. En la práctica, simplemente no se hablan ni se coordinan entre ellos.

*Artículo publicado en el Diario AM de Querétaro el 14 de septiembre del 2011.

1 comentario sobre “Salud y contaminación en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *